La fina piel del contorno de ojos es la primera zona del rostro que muestra los signos de envejecimiento.

En su piel, además se ven disminuidas las glándulas sebáceas y las fibras de colágeno y elastina. Esta zona se encuentra sometida al constante movimiento de 22 músculos y se estima que parpadeamos 10.000 veces al día. Por ello, el paso del tiempo en el contorno de los ojos hace que muestre signos de envejecimiento más acelerado que en otras zonas del rostro, dando lugar a arrugas marcadas y a signos de cansancio de forma prematura.

Con el cansancio o la edad, la microcirculación de la sangre y la linfa alrededor de los ojos puede disminuir, provocando la aparición de signos de fatiga (ojeras, bolsas, etc). Cuanto más frágil, deshidratada y fina se encuentre la piel de esta zona, más signos del cansancio y envejecimiento revelará.

Puedes leer más en https://www.instagram.com/dralaravictoria/