Con la tecnología de LUZ PULSADA INTENSA eliminamos manchas e hiperpigmentaciones, venitas, rojeces, telangiectasias, proporcionándole a la piel uniformidad y luminosidad.

Muy útil en patologías como acné y rosácea, disminuyendo la inflamación y regulando la secreción de las glándulas sebáceas.

Posteriormente, realizamos LÁSER fraccionado no ablativo, con el que conseguimos un resurfacing o rejuvenecimiento global. Mejoría de textura de la piel, marcas, finas líneas, arrugas, cicatrices por acné o cicatrices quirúrgicas, estrias.

Ambos procedimientos son totalmente seguros y un estímulo fantástico para la síntesis de las fibras de colágeno y elastina consiguiendo una piel más firme, lisa, uniforme en color y textura, mejoría de tamaño de poro, menos flácida y con un aspecto totalmente renovado.

Comienza a preparar tu piel para este verano ☀️